CULTURA Historias

El ullunero que capta el espíritu de su tierra con la fotografía

Es Fidel Valenzuela, tiene 13 años y saca fotos desde los 10. Sus postales causan furor en las redes.

viernes, 9 de octubre de 2020

Los brotes primaverales de los parrales contrastan con un cerro azulino. El callejón parece un túnel cubierto de árboles. La magia ullunera se hace visible y las postales empiezan a viralizarse. Como si cada imagen tuviese vida propia, colores, texturas, y hasta aromas de primavera.

Todo esto es lo transmiten las fotos que saca Fidel Valenzuela, un ullunero de 13 años que se dedica a la fotografía desde que tenía 10. Y con su lente, puede captar el espíritu de la tierra que lo vio nacer.

Fue su papá, Daniel Valenzuela, quien le ayudó a dar los primeros pasos, no solo en la vida, sino también en la fotografía. Orgulloso de esto, Fidel cuenta que él fue quien le enseñó a lograr “profundidad de campo”, por ejemplo. Empezó con una Nikon D5200 y ahora trabaja con una  Nikon D3300 y un D5600.

El fuerte de Fidel son los paisajes. Con ellos hace maravillas. Los distintos encuadres hacen que cada postal parezca tener las montañas y parrales al alcance de la mano. Pero confiesa que también le gusta fotografiar a sus gatos, las flores y las personas.

Ahora se encuentra trabajando en una serie de fotografías para mostrar su departamento, Ullum.

Cuando se le pregunta por su foto predilecta, no duda en afirmar que es la de una abeja en una flor de durazno, que lo llevó a ganar los Juegos Evita Cultural en 2019.

Al pensar en su futuro, el ullunero no duda en contar que le encantaría dedicarse a la fotografía cuando sea grande, porque es lo que más le gusta hacer.

Fidel no descansa. No tiene hora para sacar una foto. “Cuando veo un lugar que me gusta, mayormente naturaleza, voy y lo fotografío. No importa el día ni la hora”, cuenta.

“Me gusta poder mostrar mi punto de vista de las cosas. Por ejemplo, ahora tengo un lente que me permite expresar más que antes, que tenía un lente común”, explica Fidel.

Una de las fotos que más emociona es la de un callejón, donde vive su abuelo. El ullunero cuenta que en esa imagen se resume todo lo que es su departamento.

A la hora de comentar sus estrategias fotográficas, Fidel dice que “hay fotos que saco por accidente y me doy cuenta que me gustan mucho. Las vuelvo a sacar una y otra vez, para ir perfeccionándolas.

 “La fotografía me permitió conocer Mar del Plata e interactuar con chicos de otras provincias y de otros departamentos”, concluye este fotógrafo ullunero que no es solo promesa ya que sus postales circulan entre los sanjuaninos.

OTRAS NOTICIAS QUE PUEDEN INTERESARTE