SALUD Buenos hábitos

Los 4 alimentos para los niños en época invernal

La alimentación es clave para tener buenas defensas y prevenir enfermedades que llegan con las bajas temperaturas.

miércoles, 20 de mayo de 2020

En el otoño y el invierno nuestros niños sufren un desgaste físico y anímico considerable por culpa del frío.

No debemos olvidar que la mayoría de dolencias respiratorias sufridas durante el invierno son víricas, es decir, adquiridas por contagio o por falta de defensas, y que para curar estos resfriados no hay ninguna medicina que sea efectiva, sino que sólo sirven para paliar el malestar que sentimos. Por lo tanto, una buena prevención es lo más importante para atravesar sanos y salvos este período del año más delicado.

En cuanto al ejercicio, ya sabemos de su influencia en nuestro estado de salud y de ánimo:

– Mejora la restistencia cardiorrespiratoria.

– Corrige algunas condiciones físicas.

– Estimula la higiene.

– Mejora la sociabilidad, constancia y compromiso de los niños.

1. Agua:

Primero y principal: en verano para combatir la deshidratación producida por el calor, y en invierno para defendernos de la sequedad debida a las calefacciones y para mantener hidratadas nuestras vías respiratorias, lo que facilitará la correcta función de nuestras defensas y la rápida expulsión de las mucosidades.

2. Verduras contra la mucosa:

Es muy importante su aportación en vitamina A, que contribuye a la regeneración de nuestra piel y mucosas, y la podemos encontrar, sobre todo, en las zanahorias, pero también en acelgas, espinacas, endibias, calabazas etc. Además, si ya tenemos tos o mucosidades, el ajo, la cebolla y el puerro nos ayudarán a expulsarlas puesto que son mucolíticas y antisépticas.

3. Frutas ricas en vitamina C

Como fuente esencial de vitaminas, son siempre imprescindibles en cualquier época del año, pero ahora necesitamos la vitamina C gracias a sus propiedades antihistamínicas, por lo que lo mejor es consumir naranjas, limones, mandarinas, pomelos, fresas, kiwis…

4. Pescado azul:

El salmón, la sardina y el atún son fuente de proteínas ideales para esta época del año y, además, tienen propiedades antiinflamatorias y mejoran la calidad de los leucocitos, con lo que tenemos más armas para combatir a los gérmenes.