EDUCACIÓN Para jugar

Adivinanzas divertidas para jugar con los chicos

Se ha demostrado que las adivinanzas son un ejercicio excelente para estimular el pensamiento abstracto, el aprendizaje y la inteligencia infantil. Las adivinanzas también son un buen ejercicio para potenciar la memoria,

jueves, 14 de mayo de 2020

Se ha demostrado que las adivinanzas son un ejercicio excelente para estimular el pensamiento abstracto, el aprendizaje y la inteligencia infantil. Las adivinanzas también son un buen ejercicio para potenciar la memoria, sobre todo los acertijos más sencillos que los niños pueden recordar con más facilidad para contárselos luego a sus amigos. Esto se debe a que este juego activa diferentes circuitos cerebrales, especialmente el área prefrontal de la corteza y el hipocampo, dos regiones del cerebro que participan en el desarrollo del pensamiento y el lenguaje, la decodificación de conceptos y la fijación de la memoria.

Adivinanzas fáciles y divertidas para los más pequeños de casa

  1. Tengo agujas pero no sé coser, tengo números pero no sé leer, las horas te doy, ¿Sabes quién soy?
    Respuesta: El reloj.
  2. Blanca por dentro, verde por fuera. Si no sabes, espera. ¿Qué es?
    Respuesta: La pera.
  3. Antes huevecito, después capullito y más tarde volaré como un pajarito. ¿Sabes quién soy?
    Respuesta: La mariposa.
  4. Soy bonito por delante y algo feo por detrás, me transformo a cada instante ya que imito a los demás. ¿Sabes quién soy?
    Respuesta: El espejo.
  5. Oro parece, plata no es. Abran las cortinas y verán lo que es.
    Respuesta: El plátano.
  6. Sal al campo por las noches si me quieres conocer, soy señor de grandes ojos, cara seria y gran saber. ¿Quién soy?
    Respuesta: El búho.
  7. Cabeza de hierro, cuerpo de madera, si te piso un dedo, ¡menudo grito pegas! ¿Qué es?
    Respuesta: El martillo.
  8. Canto en la orilla, vivo en el agua, no soy pescado y tampoco cigarra.
    Respuesta: La rana.
  9. Me llegan las cartas y no sé leer y, aunque me las trago, no mancho el papel. ¿Qué es?
    Respuesta: El buzón.
  10. En tus manos limpio, en tus ventanas sucio. Si sucio, me ponen limpio, y si limpio, me ponen sucio. ¿Qué es?
    Respuesta: El pañuelo.
  11. ¿Qué cosa es? ¿Qué cosa es? Que corre mucho y no tiene pies.
    Respuesta: El viento.
  12. Te la digo, te la digo, te la vuelvo a repetir, te la digo veinte veces y no me la sabes decir. ¿Qué es?
    Respuesta: La tela.
  13. Si soy joven, joven quedo. Si soy viejo, viejo quedo. Tengo boca y no te hablo. Tengo ojos y no te veo. ¿Quién soy?
    Respuesta: El retrato.
  14. Soy ave y soy llana, pero no tengo pico ni alas. ¿Sabes quién soy?
    Respuesta: La avellana.
  15. Blanco es, la gallina lo pone, con aceite de fríe y con pan se come. ¿Qué cosa es?
    Respuesta: El huevo.
  16. Todos me quieren para descansar. ¡Si ya te lo he dicho! No lo pienses más.
    Respuesta: La silla.
  17. Te la digo y no me entiendes, te la repito y no me comprendes.
    Respuesta: La tela.
  18. Todos pasan por mí, pero yo nunca paso por nadie. Todos preguntan por mí, pero yo nunca pregunto por nadie. ¿Qué es?
    Respuesta: La calle.
  19. Alta como un palo, cabeza arriba y solo come hojas que están encima. ¿Qué es?
    Respuesta: La jirafa.
  20. Y lo es, y lo es, y no me lo adivinas ni en un mes. ¿Qué es?
    Respuesta: El hilo.
  21. Mi picadura es dañina, mi cuerpo insignificante, pero el néctar que yo doy, os lo coméis al instante. ¿Qué es?
    Respuesta: La abeja.
  22. Es pequeña como una pera, pero alumbra la casa entera. ¿Qué es?
    Respuesta: La bombilla.
  23. Nace en el mar, muere en el río. Ese es mi nombre, ¡pues vaya qué lío!
    Respuesta: Mario.
  24. Tiene dientes y no come, tiene cabeza y no es hombre. ¿Qué es?
    Respuesta: El ajo.
  25. Desde el lunes hasta el viernes soy la última en llegar, el sábado soy la primera y el domingo a descansar. ¿Quién soy?
    Respuesta: La letra S.