SALUD Para los papás

Recomendaciones para evitar el ahogamiento de los chicos

Los especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) instaron a extremar los cuidados, sobre todo teniendo en cuenta que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los ahogamientos representan la segunda causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo en niños y adolescentes menores de 20 años, luego de los accidentes de tránsito.

jueves, 9 de enero de 2020

Con la llegada del verano, ya sea en un club o en los hogares, las piletas pasan a ser el centro de la escena y conforman un pasatiempo habitual especialmente para los niños y adolescentes. Por este motivo, los especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) instaron a extremar los cuidados, sobre todo teniendo en cuenta que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los ahogamientos representan la segunda causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo en niños y adolescentes menores de 20 años, luego de los accidentes de tránsito.

 “Quienes presentan mayor riesgo de ahogamiento por inmersión son los niños menores de 5 años y los episodios, en general, se producen en el ámbito doméstico. Esto se debe a una inadecuada supervisión y a la presencia de depósitos de agua o piletas sin medidas de resguardo. En los adolescentes y preadolescentes, la mayoría de las situaciones suelen presentarse en ríos, arroyos, lagos y mares, fundamentalmente por falta de observancia de reglas elementales de seguridad. Estas circunstancias hacen que sea indispensable instrumentar medidas de cuidado para evitar estos accidentes que son prevenibles”, detalló Ingrid Waisman, médica pediatra neonatóloga, integrante del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la SAP.

Existen recipientes peligrosos, especialmente para los menores de 2 años, que muchas veces no son considerados como tales por los adultos. “Los niños pequeños pueden ahogarse en pequeños volúmenes de agua como piletas de lonas, baldes, palanganas, fuentones o bebederos de animales. Un riesgo especial son los recipientes de 20 litros, generalmente de pintura, que son reutilizados para limpieza en hogares. El niño de un año tiene la altura justa para caer en su interior y por su peso y habilidades motoras no suele poder salir o volcar el recipiente”, describió Rubén Zabala, médico pediatra y Secretario del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la SAP.

Entre las principales medidas
de seguridad recomendadas, desde la Sociedad Argentina de Pediatría destacaron:

  • Vigilancia atenta y permanente de un adulto responsable
  • Visión directa del niño
  • Nunca permitir a los niños bañarse solos
  • Relación adecuada entre el número de cuidadores y de niños
  • Instalar cercos perimetrales para todas las piletas
  • Bordes y el piso alrededor de las piletas de material antideslizante.
  • No dejar juguetes u objetos atractivos flotando en la piscina.
  • Vaciar inexorablemente luego de su uso las piletas inflables o desarmables que no tengan cerco.
  • Colocar chalecos salvavidas, que se elige según el peso del niño, a niños pequeños o que no sepan nadar.

En cuanto a los
elementos a tener en cuenta para la elección adecuada de colonias de verano, se
recomienda para el responsable de la
supervisión el método de “visión directa permanente” es el más efectivo
y menos costoso, y resulta imprescindible en lactantes y niños pequeños. La
visión directa permanente debe estar a cargo de un cuidador responsable que
presente determinadas características: ser mayor de edad, estar en condiciones
físicas e intelectuales para socorrer, nadar perfectamente y poder sumergirse sin equipo hasta el fondo de una piscina (3-4 metros); mantener una
distancia máxima con el niño equivalente al ‘largo del brazo del adulto’; estar
entrenado en reanimación cardiorrespiratoria (RCP) elemental y mantener una proporción
segura entre número de cuidadores y niños, que debe ser en lactantes: 1 a 1, de
1 a 2 años: 1 a 2, de 2 a 3 años: 1 a 3 y luego de los 4 años: de acuerdo al
grado de aprendizaje de la natación que tengan los niños2.

No obstante, desde la SAP remarcaron los beneficios de la natación, que es excelente como actividad física y como deporte tanto para niños en edad adecuada como para adolescentes, además de constituir un reaseguro de supervivencia ante una emergencia. ‘Las condiciones para el aprendizaje programado, grato y duradero de la natación estarían dadas entre los 3 y 5 años de edad, con una media orientativa de 4 años’, afirmaron. El aprendizaje debe efectuarse en ‘aguas claras sin movimiento’: piscinas o espejos de agua del tipo piscina.

Todo contacto lúdico con el agua de lactantes y niños pequeños es muy positivo en varios aspectos, ya que familiariza al niño con el agua, torna grata su inmersión y su permanencia en ella. Además, contribuye a formar, en forma gradual y correlativa las nociones de confianza y respeto al medio acuático. Es un camino facilitador para comenzar el aprendizaje consciente, programado y definitivo alrededor de los 4 años.

A ese respecto, Zabala alertó
sobre el riesgo de los comienzos “precoces” o “anticipados”: “son frecuentes el
fracaso, el displacer y aun el rechazo en el niño y el desánimo familiar para
un segundo intento a edades posteriores. Lo ideal es la enseñanza a cargo de
personas capacitadas y con experiencia en natación infantil”.