SALUD Sugerencias

La importancia de la estimulación temprana

La estimulación temprana se puede realizar desde la primera infancia hasta los 7 años.

jueves, 28 de noviembre de 2019

Desde el momento en
que nacen y comienzan sus primeros años de vida, los niños se ven inmersos en
distintos cambios físicos y emocionales.

La
estimulación temprana son acciones que van dirigidas a que tu bebé pueda
dominar de manera gradual habilidades cognitivas, motoras, socioemocionales y
de lenguaje.
La
estimulación temprana se puede realizar desde la primera infancia
hasta los 7 años.

Se ha demostrado que
los primeros 3 años de vida son de crucial importancia para el desarrollo de
nuestro sistema nervioso, ya que se genera la mayor cantidad de
conexiones neuronales, lo que posteriormente se expresa en los ámbitos
cognitivo, motor, sensorial y socioemocional del niño.

Se desarrollan las habilidades de:

Mejora de la motricidad: esta busca
que el bebé pueda desarrollar tanto movimientos de motricidad gruesa, como
gatear o caminar, controlar y levantar su cabeza y mover las manos y pies con
mayor facilidad, así como los de motricidad fina, como utilizar los dedos,
coordinación de los ojos y sus manos y agarrar objetos, entre otros.

Comunicación: a través de
distintos juegos, se le ayuda al bebé a utilizar su lengua y sonidos en forma
de comunicación. Lo mismo con el resto de su cuerpo.

Mente:
con las distintas actividades, se busca desarrollar y mejorar el funcionamiento
neuronal, generando mayor estímulo.

Desarrollo personal y autoconocimiento: con
distintos métodos, se persigue que el pequeño se conozca y sea capaz de ocupar
su cuerpo para suplir algunas de sus necesidades, entendiendo sus capacidades.

Potenciar la adaptabilidad: se logra al
trabajar de manera temprana en habilidades que lo ayudan a desenvolverse en el
entorno a corto y largo plazo, ayudándolo a superar y abordar sus limitaciones.

Fuente: supermadre.net