SALUD Para tener en cuenta

Exceso de actividades en niños: agotamiento y estrés

Cuando hay exceso de actividades en niños, que desplazan lo demás como el juego, el tiempo en familia, los amigos y hasta el sueño, los niños comienzan a perder el paso y vienen los problemas.

miércoles, 25 de julio de 2018

Programar actividades en la vida de los niños se ha convertido en una necesidad de las madres deseosas de dar a los hijos grandes ventajas. Los padres estamos recibiendo mensajes comercializados de que los buenos padres son aquellos que les dan todas las oportunidades para sobresalir en la vida a sus hijos, y tratan de asegurarse entonces de que participen en una gran variedad de actividades.

Sin embargo, cuando hay exceso de actividades en niños, que desplazan lo demás como el juego, el tiempo en familia, los amigos y hasta el sueño, los niños comienzan a perder el paso y vienen los problemas.

Signos de agotamiento en los niños

Cuando hay demasiada actividad en los niños de primaria aparece el agotamiento o la intranquilidad. Hay una relación en el aumento de tiempo de ver televisión y los horarios demasiado ocupados en los niños. La televisión es una actividad pasiva, por lo tanto los niños que están cansados suelen mirar televisión para alejarse del exceso de actividades.

Muchos niños están ávidos de actividades y obtienen muchos beneficios de esas actividades extracurriculares. A nivel de primaria, los niños que participan en actividades fuera de clase tienden a mejorar en la escuela.

Para los niños que no rinden académicamente, tener otras actividades les da la oportunidad de aumentar la autoestima y desarrollar habilidades y talentos en otras áreas. Las actividades en grupo también ayudan a interactuar socialmente a los niños tímidos. Sin embargo, cuando estas actividades llegan a ser demasiadas, las consecuencias a largo plazo de los horarios demasiado ocupados es devastadora para el niño en forma emocional y en su bienestar físico. Como están muy ocupados, puede caer su rendimiento escolar; sobre todo, cuando aumenta la presión por entrar a una buena universidad.

Equilibrio de actividades

La palabra clave es el equilibrio. El bienestar del niño depende del poder prepararse para el futuro, pero también de vivir plenamente el presente, con salud física y emocional. Como padres, debemos preguntarnos si lo incentivamos a hacer estas actividades porque todo el mundo lo está haciendo o si realmente aporta algo a su vida.

También hay que pensar si es una necesidad nuestra de mantener a nuestros hijos ocupados mientras estamos trabajando; y ahí habrá que pensar si dejarlo en casa algunas tardes en casa sin ninguna ocupación.

(Fuente: Martha Herrera, para Vix.com)

 

OTRAS NOTICIAS QUE PUEDEN INTERESARTE