DEPORTES En China

Franco, un gran hombre con tan sólo 17 años

Es uno de los arqueros de la selección Sub 20 de hockey sobre patines. Es buen alumno y dice que su gran secreto es el sacrificio y la perseverancia. El chico es el más joven de la delegación argentina que viajó al mundial

jueves, 24 de agosto de 2017

En Lomas de Rivadavia no pueden disimular el orgullo. Es que uno de los arqueros de la selección Sub 20, el más pequeño de todos los argentinos que viajo a China, tiene su corazón con los colores del cementero. Y ese orgullo no es sólo porque un jugador de la institución vestirá la celeste y blanca en un mundial, sino porque es un chico al que todos quieren y respetan. Él es Franco Scarso, un joven de 17 años que es arquero, apasionado por el deporte y un buen alumno. Todo un combo, que lo hacen un joven para destacar, sobre todo por la humildad con la que se tomó semejante convocatoria y responsabilidad.

Franco se crió en un cancha de hockey. Al principio se puso los patines para ser jugador, pero luego de dos años algo lo llevó a ser arquero. Empezó a usar el enorme equipo y no se lo sacó más. Pasó por épocas en los que no tapaba ni una bocha y las goleadas parecían ser eternas, pero la perseverancia y el sacrificio hicieron que día a día se superara. Hasta que un día, no hace mucho, se propuso llegar a vestir la camiseta de la selección. Comenzó a preparase incansablemente; y gran parte de su tiempo se lo pasó entrenando para llegar lejos, pero nunca descuidó el estudio. La autoexigencia lo llevó a sufrir una lesión que lo hizo repensar su objetivo. Sin embargo la convicción fue tan fuerte que no cambió su rumbo. Se recuperó, siguió entrenando y lo consiguió: hoy llegó a China con parte de la delegación Argentina que representará al país en el mundial 2017.

Al contar parte de su historia, Franco se muestra tímido. Esto, a pesar de que es el gran orgullo de su familia y de muchas personas más que lo vieron crecer en una chancha de hockey. “La sensación de estar en un seleccionado es inexplicable. Estoy muy contento, cuando empecé a hacer hockey nunca imaginé llegar a esto. Mis papás me mandaron a hacer deporte para crecer como persona. El deporte y la educación van de la mano y creo que gracias a todo eso logré llegar a una selección”, dijo el chico antes de partir rumbo a China.

En esa charla contó que las horas que le dedicó al deporte, el entusiasmo y el amor que siente por el hockey es lo que más lo impulsaron. Y a pesar de que el hockey es su gran motor, tiene los pies sobre la tierra y sabe que el estudio es el otro pilar fundamental para llegar a ser una gran persona. “A la escuela trato de llevarla al día y eso me permite perder menos tiempo, y poder entrenar más tranquilo. Antes de llegar a la selección y sabiendo que tenía chances de quedar en el equipo traté de adelantar en todas las materias, al menos una nota para estar más tranquilo en el segundo trimestre. Además, eso me ayuda también a que los profes no me hagan lío”, dijo entre risas Franco que vestido de arquero se convierte en un gran hombre a pesar de su corta edad.

OTRAS NOTICIAS QUE PUEDEN INTERESARTE